Se prevé que en el 2017 se invertirán 3.370 millones de dólares en el sector de hidrocarburos.

La industria petrolera del país se fijó el objetivo de mantener la producción de crudo en niveles similares a los del año pasado e incluso subirla y llegar hasta los 910.000 barriles por día. Para lograrlo, le apunta a perforar entre 600 y 700 pozos de desarrollo para recuperación primaria y secundaria de crudo.

No obstante, esta es la única variable que por ahora está fija, en medio de un comienzo de año en el que la caída del 2016 se estabilizó en enero y febrero (alrededor de 860.000 barriles por día), pero que en lo corrido de marzo ha descendido por debajo de los 800.000 barriles diarios, a causa de la parálisis en la producción del departamento de Arauca, que ya completa una suspensión de 17 días.

(Además: Hidrocarburos, responsables del 56 % de los residuos peligrosos)

 

Además, en las últimas dos semanas se ha visto un descenso en los precios internacionales del petróleo, que los analistas califican como representativo, ya que en el caso del crudo Brent (Europa), principal referencia para el país, en lo corrido de marzo se ha visto un descenso del 5,4 por ciento frente al promedio de febrero, llevando al indicador a los niveles mínimos del año, situación que también se ve en la referencia WTI (Estados Unidos), donde el descenso frente al promedio de febrero ya va en el 6,4 por ciento.

“Hemos visto una ruptura importante en el precio del petróleo en la última semana. El WTI está en 47,7 dólares por barril y estaba en 54 dólares, lo cual es una ruptura técnica muy importante”, sostiene Ómar Suárez, analista de la comisionista Casa de Bolsa.

El experto señala que esta situación es un nuevo riesgo para las finanzas del país, que le apuntan a una producción de 865.000 barriles por día (en el primer trimestre estuvo alrededor de los 860.000 barriles por día, según cifras preliminares), pues el precio mundial es la variable que más afecta, así en los próximos meses el dólar repunte por el incremento en las tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed).

(Además: Expertos auguran futuro próspero para el sector petrolero en A. Latina)

“Vemos muy débil el petróleo, porque la Opep no ha sido muy exitosa en los acuerdos y el mayor beneficiado ha sido Estados Unidos, ya que el uso de taladros ha subido y la producción también. Además, el nivel de inventarios está alto y en algún momento, al ser alto su mantenimiento, generan presión sobre la producción y el precio al ser liberados”, agrega el analista.

Y señala que se ha podido comprobar que el precio del crudo a la baja tiene un mayor efecto que la devaluación, variable que hoy tampoco está a favor de los ingresos esperados por el Gobierno, ya que mientras el Ejecutivo proyectó en su plan financiero del 2017 una cotización promedio de 3.037 pesos por cada dólar, el promedio del año va en 2.924,44 pesos, es decir, más de 112 pesos con 56 centavos por debajo de lo esperado.

(También: En el 2017 se perforarán cinco pozos en el mar)

El plan sigue

Por lo pronto y con la expectativa de que los precios no desciendan tanto, la Asociación Colombiana de Petróleo (ACP) y varios directivos de la industria le ratificaron la semana pasada al presidente Juan Manuel Santos, en su reunión semestral, las proyecciones de inversión para sostener la producción.

En este sentido, y sin avisos de postergación de inversiones, el sector prevé que de los 4.940 millones de dólares para exploración y producción en el 2017, la extracción de crudo se llevaría este año hasta 3.370 millones de dólares de este valor, duplicando la registrada en el 2016.

El programa para el 2017 indica que se perforarán de 600 a 700 pozos de desarrollo, con lo cual la producción de crudo del país sería de 890.000 a 910.000, manteniéndose estable frente al 2016.

Mayor objetivo

La apuesta, según fuentes de la industria consultadas, es no perder el volumen, porque no hay que olvidar que en los mercados internacionales la llamada canasta de crudos de Colombia tiene un descuento de unos 8 dólares frente a la cotización internacional.

Francisco José Lloreda, presidente de la ACP, señala que con las medidas que se están reglamentando, como el Certificado de Reembolso Tributario (Cert), entre otras acciones, se busca incorporar más barriles a las reservas. Por ello, estima que si dichos instrumentos cumplen su propósito, se evitará que la producción lograda el año pasado caiga más. “Ojalá que logremos sostenerla en ese nivel. Hay señales de regulación y esperamos concretarlo”, añadió.

Sin embargo, el comienzo de año no pinta bien para el primer trimestre, ya que según cifras preliminares, mientras enero y febrero tuvieron un comportamiento parecido, con una producción de 860.000 barriles por día, en marzo el promedio está por debajo de los 800.000 barriles diarios. Lo anterior obedece a la parálisis en la producción del departamento de Arauca, luego de que el oleoducto Caño Limón-Coveñas saliera de servicio, completando más de un mes sin bombear crudo, lo que ha implicado, según Ecopetrol, que en lo corrido del 2017 el país haya dejado de producir más de 900.000 barriles y que la producción de la empresa haya bajado hasta los 680.000 barriles por día.

Más impulso exportadorA pesar de la falta de impulso por el dólar, los riesgos del precio y la menor producción, este año el sector petrolero le dará una mano a las llamadas exportaciones tradicionales del país.

Según el centro de estudios económicos Anif, estas ventas externas crecerían un 15 por ciento en el 2017, pasando de 17.485 millones de dólares en el 2016 a 20.104 millones en el 2017.

“Se verían impulsadas principalmente por un incremento del precio del barril de petróleo colombiano a 45 dólares por barril (un repunte del 31,4 por ciento anual), aun cuando se estima que la producción de petróleo se estaría reduciendo a 850.000 barriles por día, frente a 910.000 barriles diarios en el 2016”, agrega.

http://www.eltiempo.com/economia/sectores/crecimiento-en-la-produccion-del-sector-de-hidrocarburos-71672